lunes, 1 de mayo de 2006

Mayo 2006. INICIO.La pobre Soledad trabaja arduamente como costurera para así poder comprar medicinas para su abuela enferma, doña Naborita, la cuál cada día está más enferma, y su cruel madrastra Aurelia, la cual no pierde oportunidad para maltratar a la muchcha. Aunado a esto se encuentra la cantidad de rentas que debe en la vecindad y el acoso de la conserje, Endrina, quien no deja de presionar y amenazar a la muchacha con echarla a la calle. Y por si fuera poco, el hijo de la mujer, Rico, un holgazán dedicado a embellecer su sensual cuerpo en el gimnasio, está obsesioando con Soledad, a la que siempre ha deseado como novia, despertando esto los celos en Malú, una vecina que odia a la muchacha y la molesta siempre que tiene ocasión. Sin embargo Soledad es optimista y sabe que trabajando duro y luchando, podrá salir adelante. Pronto recibe la visita de Clemencia, quien le dice que en la casa en la que trabaja están buscando costureras para confeccionar un vestido. Es así que la muchacha llega a la imponente casa de la familia Mendizábal, donde Lidia, la matriarca, la pone a prueba para confeccionar un vestido pero dándose cuenta de a condición humilde de la muchacha solo la maltrata y la desprecia para entonces echarla a la calle, donde Soledad conoce a Jose Luis, al que con llanto le cuenta lo que le han hecho quejándose de las injusticias que los ricos cometen con los pobres. Él se ofrece a llevarla a su casa engañándola diciendo que ha acudido a la casa de los Mendizábal porque ha sabido que buscan un profesor, sin en cambio con las referencias de ella ha desistido de presentarse. La lleva descubriendo que es muy pobre y vivie en una vecindad casi en ruinas, donde Rico vuelve a molestar a a muchacha y la intenta besar, ganándose un par de cachetadas que lo hacen molestarla aún más. Le arrebata sus telas y sale corriendo. Soledad llora y se queja con Endrina, la cual solo la insulta y la acusa de provocar a su hijo, al que más tarde reclama que no deje en paz a la costurera y solo le cause problemas debido a su holgazanería. La madre es apoyada por Malú, quien trata de seducir a Rico pero este la rechaza y le jura que un día Soledad será suya. La muchacha cuenta sus penas a Andrés, un muchacho de familia acomodada hijo del dueño de la casa de cortes y telas donde ella compra material. Él le recuerda que no tiene que sufrir si se casa con él pues sabe cuánto la quiere. La besa y ella le pide que no vuelva a hacerlo pues no lo puede engañar: no lo ama y su primordialidad es la salud de su abuela. Este, lleno de rabia, acude a Paz, una hermosa muchacha que lo tiene como amante pues él es uno más de sus caprichos. Ambos se desfogan y ella sufre desmayos y vómitos, descubriendo que está embarazada.

Jose Luis discute con su madre, Lidia, debido a la imposición de esta para que él haga su esposa a Paz Irazábal, una oportunista caprichosa que se ha empeñado en que él sea su marido. Jose Luis sin embargo deja claro que el no desea por esposa a una mujer vanidosa y superficial, si no a alguien con el alma pura, humilde, que lo llene de vida. Lidia se burla de su hijo, al que propone que entonces enamore a una de las sirvientas. Él la desafía y le jura que si en una de ellas encuentra la felicidad que anhela, lo hará sin dudarlo. Alarmada, Lidia contacta a Paz y le hace saber que deben actuar de inmediato si en verdad quieren emparentar. La muchacha habla con su amiga Tania, a la que revela estar esperando un hijo de Andrés y querer casarse con Jorge Luis, quien en realidad es catedrático en una prestigiosa universidad, donde su gran amigo Esteban le aconseja que piense muy bien las cosas antes de ceder a las imposiciones de su madre, la cuál siempre ha manejado su vida.

Aurelia desprecia a Naborita por ser la madre de la primera mujer de su marido y le asegura que cuando muera venderá a Soledad con el mejor postor pues la muchacha es virgen y hoy en día hay quienes pagan fuertes sumas de dinero por una muchacha bonita con esa virtud. Naborita desprecia a la mujer, a la que asegura que morirá antes de permitir que le haga daño a su nieta. Aurelia se burla de ella, recordándole que tiene los días contados. Luego acude a Don Tulio Matacán dueño de la vecindad y enamorado de Soledad, al que jura que en cuanto Naborita muera le entregará a la muchacha. Tulio da a Aurelia el dinero mensual acordado y llama a Endrina para que presione a Soledad a pagar las rentas atrasadas.

Andrés no deja de pensar en soledad y le dice a Néstor, su padre, cuanto la ama. Aparece la ardorosa Malú, quien los escucha y asegura al muchacho que la costurera solo vive para mantener con vida al vejestorio que tiene como abuela. Abos discuten hasta el punto en que Andrés está por abofetearla pero Néstor lo detiene y le pide a Malú que se marche. Esta lo hace y entonces el padre pide a su hijo que se controle y no pierda los estribos por alguien que no vale la pena. Es por esto que cuando Soledad vuelve por material, Néstor le pide que ya no compre en su almacén y liquide pronto la deuda que tiene.

Aurelia ha ahorrado toda su vida el dinero que pudo sacar de su marido y el que ahora saca de Soledad, y esto lo sabe Eusebio, un ardiente norteño, amigo de Rico, que pretende a la mujer con el fin de robarle por lo que ésta cree que todavía despierta pasiones. Ambos se besan y son vistos por Doña Naborita, quien reclama a la mujer el comportarse como una cualquiera con un muchacho que podría ser su hijo. Aurelia le asegura que nada de lo que ha visto es real y la castiga sin darle de comer por levantarle calumnias.

Paz cree que lo correcto es engañar a Jose Luis y hacerle creer que el hijo que espera es de él. Tania le aconseja que sea cautelosa pues el catedrático no es tan ingenuo como todos piensan y la puede descubrir.

Jose Luis busca a Soledad, quien se siente angustiada por sus deudas. Él le propone ayudarla pero ella rechaza su dinero. Entonces él le encarga que le haga un vestido de novia a su medida, como si fuera para ella, pues asegura que tiene la misma estructura de la mujer de sus sueños. Cuando él sale de la vecindad es abordado por Aurelia, quien llora fingiendo estar angustiada por su hijastra y la abuela de esta y le pide que le de el dinero que Soledad despreció. Jose Luis se lo da y la cruel mujer lo guarda a sabiendas de que las otras dos lo necesitan.

Rico pide dinero prestado al norteño, quien no tiene mas le jura que dentro de poco se sacará la lotería. Rico insiste para que le diga lo que hará pero el otro se niega por lo que se piensa que cometerá un robo. Esto lo comenta Rico con su madre, quien le pide que se cuide y se aleje de él pero el muchacho no desea terminar la amistad con Eusebio. Para conseguir el dinero que necesita busca a a Malú, quien se ofrece a regalarle lo que quiera a cambio de sus caricias. Él la hace suya y al terminar le exige que le de dinero. Ella se niega a dárselo y o corre de su cuarto de vecindad, acusándolo de ser un vividor. Furioso, él jura que se vengará y al ver salir a Jose Luis del cuarto de Soledad, acude a molestarla al grado de perturbar a Naborita, de quien se burla. Esto produce una fuerte impresión a la anciana, quien se agrava por lo que Soledad suplica ayuda a sus vecinos y pronto una ambulancia llega por la vieja Naborita, la cual suplica a su nieta que no desista hasta ser feliz y muere en el hospital. Esto causa una gran tristeza a Soledad, a quien le informan de la altísima cuenta que debe pagar por los servicios prestados a su abuela. La chica llora y acude a una iglesia en la que suplica a la virgen que la ayude, mientras que sus enemigos de la vecindad gozan su desfortunio. Es Andrés quien al enterarse salda la deuda en el hospital y se hace cargo de los gastos fúnebres de la occisa. No se separa un solo momento de soledad, despertando celos en Malú, al cual no entiende que ven los hombres en la desarrapada e infeliz costurera.

Aurelia se aprovecha de la situación para intentar sacar dinero a Andrés quien la conoce y se niega a dárselo. La mujer acude a Néstor para decirle que su hijo y Soledad podrían hacer muy buena pareja pero el hombre no quiere a la costurera como su nuera. Sin embargo Aurelia intenta convencer a su hijastra para que acepte al muchacho. De ello se percata Eusebio, el cual apoya a la madrastra y alienta a Soledad para que haga caso y así terminen todos sus problemas económicos. Sin embargo la muchacha tiene dignidad y asegura que no se venderá al mejor postor. El norteño por su parte no pierde oportunidad para revolcarse con Aurelia y confiesa a Rico que la malvada madrastra de la pobre Soledad en verdad es una amante explendorosa como nunca antes había conocido a nadie igual.

Paz intenta seducir a Jose Luis, el cual no cae en sus redes y le asegura que no se casará con ella pues no la ama y tampo llegará a sentir ni cariño por ella. Paz lo abofetea y le asegura que lo quiera o no se casará con ella. Este se reúne con sus amigos, Esteban y Andrés, a los que asegura que ha conocido a una muchacha sencilla que lo ha hecho sentir como nunca y de la cual se ha enamorado. Los amigos celebran por las peleas venideras entre Jose Luis y su madre, la cual es de armas tomar.

Lidia recuerda su amargo e infeliz pasado al lado de un hombre al que nunca amó y con el que fue obligada a casarse, separada del verdadero amor de su vida, encontrando la dicha hasta que fue madre pues todo su amor lo desordó con Jose Luis. Comparte esto con Clemencia, quien le aconseja que si ella misma ha vivido en carne propia el desamor por vivir al lado de quien no se ama, entonces no obligue a su hijo a hacer lo mismo.

Soledad no se repone a la muerte de su abuela y de esto se aprovecha Rico quien intenta abusar de ella. La muchacha es salvada de ser agredida por Jose Luis, quien se enfrenta a Rico y lo golpea, causando esto furia en Endrina, la cual corre a Soledad de la vecindad debido a que no ha pagado sus rentas. Jose Luis le promete a la chica que la ayudará a encontrar un trabajo y un lugar donde vivir lejos de quienes solo desean verla sufrir. Los escucha Aurelia, quien asegura que su hijastra ya está comprometida aunque ella no lo sepa y se tendrá que casar para saldar las deudas familiares. Soledad se horroriza cuando su madrastra le dice que se casará con Tulio Matacán, quien se presenta para entregar a la chica un anillo de comprimiso. Ella lo rechaza y sale huyendo de la vecindad. El hombre jura a Aurelia que si Soledad no se casa con él le cobrará cada centavo del dinero que le ha dado.

Paz revela a Tania que no ama a Jose Luis pero desea afianzar su futuro. Tania le aconseja que entonces diga a Andrés que espera un hijo suyo y se case con él pero Paz está encaprichada y desea doblegar a Jose Luis, quien se le resiste. Acude a su tío Carlos, al qe pide que la ayude. Este busca a Lidia y se asombra por su enorme belleza. Desde ese momento comienza a frecuentar a la mujer.

Soledad trabaja en el vestido de novia que Jose Luis le encargó y Malú provoca un accidente para que la prenda se manche. La angustiada Soledad explica al hombre lo que sucedió y éste, para calmarla, la besa repentinamente. Ella le corresponde y son vistos por Andrés, el cual se marcha de la vecindad para hacer una rabieta en el almacén de su padre, al que dice que Soledad es igual que todas. Néstor le pide que se olvide de esa muchacha y exige a Aurelia que haga algo para que su hijastra deje de seducir a su hijo. Esta le dice que es Andrés quien se arrastra a los pies de la muchacha, la cual no se ha cansado de despreciarlo. Luego habla con el muchacho, al que asegura que por una fuerte suma de dinero ella le puede vender la virginidad de Soledad. Andrés rechaza la oferta y acusa a Aurelia de ser despreciable.

Clemencia informa a Lidia que se ha marchado una de las sirvientas y la mujer le pide que busque a quien la reemplace. Al saber esto, Jose Luis pide a Soledad que ella trabaje como sirvienta en su casa pero Aurelia se opone y le hace saber que la muchacha debe trabajar muy duro como costurera para mantenerla a ella, por todos los años que la cuidó, a demás de estar comprometida con Tulio, al que Jose Luis busca para pagarle todas las rentas atrasadas de la muchacha. Tulio no acepta el dinero pues sabe que por ese medio puede convencer a Soledad para que se una a él. Entonces Jose Luis, quien sabe de leyes, lo amenaza y pide a Esteban que se encargue de hacer una visita al hombre, quien revela que ha dado dinero a Aurelia a cambio de la muchacha y desea cobrar lo acordado. Cuando Jose Luis se entera de esto cree que debe salvar a Soledad de su madrastra mas Esteban le aconseja que se olvide de la costurera y no se busque problemas.

Andrés habla con Tania, la cual está enamorada de él y le hace saber que Paz lo ha engañado ya que está enamorada de Jose Luis Mendizábal. Entonces Andrés acude a Paz para contarle que el hombre al que ama se ha encaprichado con Soledad. Paz entonces se lo hace saber a Lidia, quien discute con su hijo, el cual está decidido a defender su amor. La imponente madre acude a la vecindad y ofende a la costurera para luego exigirle que se aleje de su hijo. Soledad llora mientras Aurelia, habilidosa y mezquina, ofrece a Lidia alejar a la muchacha de su hijo a cambio de una fuerte suma de dinero. Lidia intenta negociar pero Aurelia no cree en la palabra de los catrines por lo que exige la mitad del dinero acordado. Lidia le entrega un cheque con una fuerte suma. Luego discute esto con Carlos, quien la besa y le pide que sea suya. Lidia acepta las proposiciones del hombre y se deja llevar como una adolescente.

Malú acepta la propuesta de Clemencia para trabajar en casa de los Mendizábal, donde hace de las suyas probándose las joyas y perfumes de Lidia. Descubre que es la casa de Jose Luis y que la madre de este desea casarlo con Paz. Goza sabiendo que estas noticias causarán dolor a Soledad y le cuenta a Clemencia sobre la relación entre la costurera y el hijo de su patrona. Clemencia se asombra y cree que el pasado se vuelve a repetir. Busca a la muchacha quien le revela estar perdidamente enamorada de Jose Luis. Clemencia le advierte que tendrá que luchar por ese amor y no dejarse llevar por las trampas en las que la harán caer para separarla de él.

El norteño descubre que Aurelia tiene tratos con Tulio y que desea dañar a Soledad. También desea beneficiarse de esto y persuade a la costurera de que su madrastra le arreglará su futuro y esto también se lo cuenta a Rico, quien menaza a Aurelia con delatarla por lo que a cambio de su silencio le pide una fuerte suma de dinero. La mujer se niega pero al darse cuenta de que el muchacho está más que decidido lo invita a cenar para hacer tratos. Rico cree que podrá sacar provecho de la mujer cuantas veces quiera y en secreto acude a verla y ella le coquetea. Él siente emoción de saber que puede despertar pasiones en la mujer, quien al convencerlo de que tiene intenciones con él le da a beber un mortal veneno que hace que el chico se retuerza de dolor hasta morir. Esto llena de dolor a Endrina a la que Soledad da el pesame recibiendo a cambio solo insultos y desprecios.

Malú le dice a Soledad que Jose Luis la ha engañado pues pronto se casará con una mujer de su misma condición social. La costurera no le cree y le cuenta a Andrés lo que le han dicho. Este le dice que es verdad y que él conoce a la prometida de Jose Luis. La lleva ante Paz, quien solo se burla de ella y le propone que le haga su vestido de novia. Ante su necesidad, Soledad acepta y sufre en silencio, mientras que Aurelia le insiste para que acepte ser la esposa de Tulio. La muchacha se niega y es defendida por Andrés quien le pide que sea su esposa pero ella lo vuelve a rechazar y le pide que no la busque más. Aurelia por su parte amenaza al muchacho para ahuyentarlo pero este no desea darse por vencido.

Junio 2006Jose Luis descubre a Lidia besándose con Carlos. Ella le hace saber que ha decidido rehacer su vida y que elhombre la hará su esposa muy pronto. Carlos asegura que él también se casará y lo hará con soledad. Esta vez Lidia no discute con él pues confía en el trato que hizo con Aurelia para separar a su hijo de la costurera.

Eusebio sospecha que ha sido Aurelia quien mató a Rico por lo que decidido a alejarse de ella rechaza sus caricias. Ella intenta besarlo y se da cuenta de que su joven amante esconde algo por lo que le exige que le diga qué sucede. Él dice sentirse mal por la muerte de su amigo y después habla con Malú, a la que le cuenta sus sospechas y le revela que ha sido amante de Aurelia por mucho tiempo. La muchacha le aconseja que no se delate alejándose de la mujer y saque provecho de ella, al menos en venganza de su amigo. La busca y la descubre hablando con Tulio, quien cansado de esperar por la virginidad de Soledad se aprovecha de la situación y hace suya a la mujer por la fuerza. El Norteño, que lo está viendo todo, no mueve un solo dedo para defender a la mujer pues sabe que finalmente se merece lo que le pasa. La espera en la calle y cuando la ve salir destruida de donde Tulio, la desprecia y la acusa de ser una cualquiera que se enreda con todos. Aurelia sin embargo está concentrada en el dolor que el fallo de sus planes le ha provocado y maldice a Soledad, jurando que será ella la que pague por lo que le ha sucedido.

Tania le dice a Esteban que Andrés está encaprichado con una costurera de nombre soledad por lo que el abogado ata cabos y descubre que sus dos mejores amigos están enamorados de la misma mujer. Se lo hace saber a Jose Luis, quien busca a su amigo, el cual le dice que se casará con la muchacha, a la que el profesor busca para preguntarle si es verdad. Ella, llena de dolor y sintiéndose traicionada por él, le dice que sí. Debido a esto Jose Luis se emborracha y busca a Paz, quien lo desnuda y hace el amor con él. Cuando el amante se queda dormido ella goza pues tiene todas las pruebas necesarias para comprometerlo a casarse con ella.

Malú hace gran amistad con Olegario, el ardiente chofer de los Mendizábal, con quien comienza a hacer nidos de amor por donde puedan. La lleva a dar una vuelta en el lujoso auto de Lilia y hacen una parada en la vecindad donde la muchacha presume delante de todos sus conocidos. Aparece Aurelia, quien le recuerd que aunque la Bruja se vista de seda bruja se queda, despertando risas y burlas de los presentes a los que Malú tacha de pobres y conformistas, yéndose con Olegario. Son descubiertos y reprendidos por Lidia, quien amenaza con echarlos y reclama a Clemencia el permitir tales comportamientos. El ama de llaves le dice que tene algo importante que decirle pero Lidia no la quiere escuchar.

Aurelia no deja de ciriticar a Soledad por ser una conformista que desprecia los lujos y dinero que le puede dar un hombre. Le tiende una trampa para que se quede a solas con Tulio, quien intenta abusar de ella. La muchacha se defiende golpeándolo en la cabeza y cree que lo ha matado por lo que huye. Aurelia, quien lo espía todo, entra al lugar y ayuda a Tulio a reponerse. Este le exige que le devuelva el dinero que le ha dado o se entregue a él por su propia voluntad pues finalmente gozó al hacerla suya. Aurelia lo desprecia y descarga su furia contra Soledad, a la que exige que se entregue al hombre. Soledad se niega, se arma de valor y jura que jamás lo hara, así como deja claro que entre ellas no hay lazo alguno desde que el padre de ella murió. Se encuentra con Jose Luis, quien la consuela. Ambos se besan y ella decide entregarse a él, sin embargo llena de dolor lo rechaza después y le dice que eso fue un adiós definitivo pues no desea tener nada que ver ni con él ni con Andrés. Poco a poco deja la vecindad sorprendiendo a Aurelia cuando esta descubre que se ha marchado y la ha dejado sola. La mujer la maldice.

Delante de Lidia y Carlos, Paz dice a Jose Luis que espera un hijo suyo y que deben casarse. Le entrega las pruebas de paternidad. Él se niega a casarse aunque jura velar por el hijo que tendrán. Paz estalla y asegura que ella no será madre soltera. Amenaza con abortar y Jose Luis la apoya. Lidia y Carlos intervienen y la madre exige a su hijo que responda como lo haría un Mendizábal. Paz le recuerda que no tiene compromisos pues finalmente Andrés y la costurera se casarán. Lidia no soporta que su hijo esté obsesionado con Soledad, a la que maldice por sobre todas las cosas, mientras que a solas Carlos aconseja a Jose Luis que se marche de la casa y desista de casarse con su sobrina pues ese matrimonio es tan solo un sueño de Lidia y Paz, quienes decidieron emparentar y se han obsesionado con esa idea. No cuentan con que Paz tiene un enfrentamiento con Andrés, quien la empuja y la hace caer de unas escaleras por lo que ella pierde el hijo que esperaba revelando al hombre que él era el verdadero padre pero pidiéndole que calle pues desea casarse con Jose Luis y él puede convencer a Soledad.

Jose Luis busca a Soledad hasta encontrarla en el departamento de Paz, donde esta se prueba el vestido de novia que la muchacha le ha hecho. La costurera revela al hombre saber que será padre y le pide que responda por el hijo que espera y se olvide de ella que ha aceptado casarse con Andrés. Jose Luis sufre y se enfrenta a golpes con su amigo, al que jura que no lo dejará casarse con Soledad. Intercede Paz, quien de nueva cuenta resulta herida y al estar en el hospital hace responsable a Jose Luis en caso de perder a su hijo. Este entonces le pide que se casen mientras que ella se encarga de que los doctores no le digan que en realidad no está embarazada.

Finalmente Soledad acepta la propuesta de matrimonio de Andrés, dispuesta a olvidar a Jose Luis para siempre. Néstor se opone a la relación y amenaza a su hijo con desheredarlo pero a éste el dnero no le importa pues ama a la muchacha sinceramente. Cuando Aurelia se entera de esto, jura que ni Soledad ni Andrés se interpondrán en sus planes pues ella no desea regresar a Tulio el dinero que le ha dado. Habla con Endrina, quien ha hecho un altar en nombre del difunto Rico, adorándole con devoción.

Malú desea impedir a toda costa la felicidad de Soledad y acude a Néstor para decirle que su hijo se casará con la costurera pero al ver a la curvilínea muchacha a Néstor no la escucha y le pide que solo acepte comer con él. Ella acepta descubriendo que puede despertar pasiones en el hombre.

Lidia contempla una fotografía de su viejo amor, misma con la que la descubre Jose Luis, el cual asegura conocer al hombre de la fotografía y haberlo visto en algun lugar. Desesperada la mujer le pide que le diga donde pero él no lo recuerda. Aparece Clemencia, quien le dice que ella si lo sabe y que ese hombre es el padre de Soledad, la costurera. Lidia no lo puede creer y se alarma cuando Clemencia le dice que el hombre murió.

Soledad se casa con Andrés en el registro civíl, a pesar de que Aurelia intent evitarlo. EL matrimonio se instala en un departamento que él ha comprado con un taller de alta costura para que la muchacha pueda crecer. Soledad le promete que hará lo posible por amarlo pero se niega a entregarse a él.

Jose Luis sufre cuando Esteban le dice de la boda y entonces cree que no tiene más remedio que casarse con Paz. Lo hace pero en su recepción de bodas solo piensa en Soledad. Llora en silencio, solo, reprochándose el no haber sido capaz de luchar por ella. A su boda acude Isadora Rotchild, una elegante mujer de la elité europea, misma que se rorprende al verse frente a frente con Clemencia, su hermana, a la que pregunta qué es lo que hace trabajando en la casa de los Mendizábal. Clemencia le revela que siempre ha estado cerca de quienes ella le pidió que les ha procurado pero por su condición no los ha podido ayudar. Isadora decide que quizás ha llegado el momento de entrentarse a su pasado. Pide ver a su hija y Clemencia le hace saber que su pequeña Soledad la cree muerta pues su padre así lo dispuso y se unió a otra mujer: Aurelia, la cuál ha maltratado a la muchacha desde que llegó a su vida. Isadora llora y se culpa por el cruel destino de su hija, revelando que nunca tuvo el valor de volver del extranjero para buscarla.

Jose Luis y Paz discuten demasiado en su luna de miel y él pronto recibe una llamada de Esteban, quien le dice que ha descubierto que su esposa no está embarazada y que perdió al hijo que llevaba en su vientre, el cual no pudo ser suyo pues ella tenía más meses de embarazo que lo que dijo. Jose Luis enfrenta a su esposa, quien se sincera y revela que en verdad perdió al hijo que esperaba y todo para casarse con él. El hombre la deja sola en su vacación y regresa a la ciudad a enfrentar a su madre, a la que culpa de haberlo planeado todo para comprometerlo a someterse a su voluntad. Lidia también se asombra y no puede creer que Paz los haya engañado a todos. Esto provoca que la mujer rompa toda relación con Carlos.

Tulio no deja de presionar a Aurelia, la cual le jura que le pagará lo que le debe y lo visita en su casa, donde pone en la mesa todo el dinero en efectivo, mismo que él cuenta mientras la mujer le prepara un té en el que pone una fuerte dosis de veneno. El hombre se lo toma y muere de la misma manera que Rico. Mientras se retuerce en el suelo, debido al dolor, la ambiciosa Aurelia toma el dinero y se marcha, feliz.

Soledad y Luis Gerardo se encuentran accidentalmente y él le cuenta que el embarazo fallido de Paz fue una mentira para obligarlo a casarse con ella y que, a demás, el hijo no era de él. Le suplica que deje a Andrés y regrese con él, que escapen juntos, pero la muchacha lo rechaza y afirma que llegará a enamorarse de su marido, quien los sorprende hablando y prohíbe a Jose Luis que se acerque a su mujer, sorprendiéndose cuando esta le cuenta del embarazo fallido de Paz y que Jose Luis no era el padre de la criatura. Alarmado, Andrés insiste a su esposa para que le diga si sabe el nombre del verdadero padre de ese niño y entonces ella descubre que es él, pero lo calla y afirma no saberlo.

Desesperada, Paz regresa de sus vacaciones para pedir ayuda a Lidia, quien la recibe con una fuerte cachetada y le dice que si la quería como nuera era para que le diera nietos legítimos, no bastardos que ensuciaran el nombre de su familia. Le exige que se divorcie de Jose Luis y entonces Paz saca a relucir sus verdaderas intenciones y se niega a hacerlo pues no piensa renunciar a la parte de fortuna que ahora por derecho le pertenece.

Isadora comienza a acercarse a Soledad, a la que miente contratándola para que le haga todo un guardaropa terminando ambas por hacerse amigas. Gracias a ella Soledad descubre que tiene varios meses de embarazo aunque no se le noten y el médico felicita a Andrés por su próxima paternidad. Este no se explica como su esposa pueda estar embarazada si nunca la ha tocado. Soledad le dice que el hijo que espera es de José Luis, al que se entregó poco antes de casarse con él. Andrés sin embargo está dispuesto a reconocer al bebé pero Soledad le deja claro que es mejor que n se engañen y se divorcien. Andrés, quien sabe que todo entre Jose Luis y Paz se ha terminado, se niega a darle el divorcio a su esposa.

José Luis y Paz discuten fuertemente en su habitación y él la empuja, haciéndola caer por un ventanal hasta el jardín. Es llevada de emergencia al hospital, donde le informan que ya nunca podrá ser madre y donde Esteban les dice al marido y a Lidia que el hijo que Paz esperaba era de Andrés. Lilia acude a su nuera, a la que acusa de ser una casquivana. Pronto intercede Carlos para defender a su sobrina y acusar a Lilia de haberla acorralado para seducir a su hijo y obligarlo a casarse con ella.

Por medio de Eusebio, Soledad se entera del accidente de Paz y acude al hospital a pesar de que Andrés se lo prohíbe. En el lugar se va la luz y se escucha un disparo. Cuando la luz vuelve, la costurera entra al cuarto de Paz y la encuentra ensangrentada y muerta. Es descubierta por la policía y bajo la camilla la pistola con la que mataron a la mujer. Soledad es encerrada en la cárcel, a donde acude Jose Luis para jurarle que hará todo por liberarla, lo mismo que Isadora, quien le confiesa que es su madre. Atónita, Soledad no comprende nada y se desmaya. Al despertar se encuentra con Andrés, quien con llanto le reprocha el haber sido capaz de cometer un asesinato. Ella jura ser inocente pero él no le cree. Ella entonces le reprocha el haberle mentido y haber embarazado a Paz. Él se sorprende y mucho más cuando ella le dice que desde hace tiempo lo ha sabido.

Jose Luis habla con Isadora, quien le revela ser la verdadera madre de Soledad. Ambos piden a Esteban que la defienda pue sno hay pruebas en su contra. Esteban demuestra que el arma homicida no tiene huellas digitales mas se cree que la muchacha pudo haber tenido tiempo de limpiarlas al saber que no tendría escapatoria.

Lidia, feliz, cree que la suerte está de su parte pues la costurera está en la cárcel y cuando su nieto nazca ella lo tendrá en sus brazos. Cuenta esto a Isadora, quien le asegura que se equivoca pues Soledad no está sola y la tiene a ella, su madre, quien la sacará de la cárcel y la ayudará a convertirse en la mejor modista del país. Atónita, Lidia no puede creer lo que escucha, estremeciéndose y llorando cuando Isadora le hace saber que e suna mala madre y que no merece el hijo que tiene, así como ese hijo no se mereció nunca el amor de Soledad porque jamás luchó por ella y se conformó con las imposiciones de una pobre mujer que solo tiene dinero, que es ella, Lidia.

Un largo juicio contra Soledad se lleva a cabo y casi todas las pruebas la acusan pero pronto Aurelia amenaza a Néstor con denunciar a Andrés si el hombre no le da mucho dinero para callarla. Revela que ella vio entrar y salir a su hijo del cuarto de la difunta pues ella seguía a Soledad para extorsionarla y lo vio absolutamente todo, escondida justamente en la habitación de Paz. Andrés, quien la escucha, asegura a su padre que la mujer miente pero Aurelia lo encara y amenaza con denunciarlo pues Soledad es inocente. Néstor, defraudado por el comportaminto de su hijo, lo desconoce y hace una visita a Soledad para maldecirla y culparla de cualquier sufrimiento que llegue a su hijo, el cul acecha a Aurelia para matarla y acude a la vecindad una noche en que la mujer pide a Endrina que cuide de su cuarto, temerosa a que alguienentre y le robe todo su dinero. Andrés confunde a la mujer yla asesina con un puñal para luego huir. Al vovler a casa Aurelia se sorprende al encontrar el cuerpo y revisa que su dinero esté completo. Lo toma y decide huír no sin antes hacer una llamada anónima a José Luis, al que revela que el verdadero asesino de Paz es Andrés. José Luis usca a su amigo y lo enfrenta. Le exige que no sea obarde y afronte su culpa pero Andrés no está dispuesto pues prefiere saber a Soledad en la cárcel antes que con otro. Jose Luis entonces cuenta a Soledad quién es el verdadero asesino y jura que demostrará su inocencia.

Isadora sufre por su hija y se desahoga con Candelaria, quien busca a Aurelia y descubre que esta se ha marchado y que Endrina está muerta. Todos creen que fue Aurelia quien la mató pero no así Néstor, quien sabe que fue su hijo, al que pide que se entregue pero este se niega y amenaza con matar a su propio padre, el cual opta por deunciar a su propio hijo, el cual es perseguido por la justicia hasta ser atrapado. Niega los crímenes pero se encuentra el pual con el que mató a Endrina y todo lo culpa. Niega haber matado a Paz pero en el tribunal aparece Aurelia, quien afirma que ella lo vio disparándole a la occisa pues se encontraba dentro del cuarto. Se revisan videos de esa noche y se ve a Aurelia entrar antes del crimen por lo que le creen. Andrés no tiene más remedio que confesar y llorar ante Soledad, a la que asgura haberlo hecho todo por amor.

Néstor y Malú se han vuelto amantes y el hombre oculta esa relación. Ella le pide que le ponga un departamento pero él se niega rotundamente y asegura que las mujeres como ella jamás obtienen lo que quieren de hombres como él. Malú amenaza con terminar la relación y decirle a todo el mundo lo que existe entre ellos. Él sabe que no lo hará por lo que la ignora. Hacen el amor y son descubiertos por Olegario, quien desprecia a la muchacha y se enfrenta al hombre, quien cansado de los juegos absurdos da por terminada su relación con la muchacha, quien suplica al chofer que la perdone pero éste no lo hace.

Soledad queda en libertad y se reúne con su madre mientras que Esteban se encarga de divorciarla de Andrés, quien firma la anulación de su matrimonio sin más. Pronto se entera de la relación entre su padre y Malú, reclamando a Néstor el prohibirle amar a Soledad pero haberse liado con una mucho más vulgar y corriente.

Aurelia, quien ha regresado a la vecindad, guarda todo su dinero debajo de su colchón y se revuelca con el norteño, quien le jura que él jamás la dejará sola. La mujer se entrega en cuerpo y alma al muchacho, quien le pide que vayan al mercado pues muere de hambre. Al estar en la calle son asaltados y cuando a ella la golpean él huye para buscar el dinero de la mujer, dispuesto a robarle e irse muy lejos. Ella lo descubre y sabe que todo se trató de una trampa. Eusebio le revela saber todos sus crimenes y cómo ha hecho dinero. Se abalanza contra ella y le exige que le de el dinero mientras ella llora, desconsolada, por la traición y el engaño de su amante, al que suplica que no la deje pues lo ama. Él solo se burla de ella y exige que el dinero le sea entregado por lo que Aurelia, llena de rabia, toma un cuchillo y se lo clava en el cuello asegurando que si él no es para ella no será para nade, lo mismo que su dinero. El norteño se desangra mientras ella toma sus cosas y se muda a un cuarto abandonado de la misma vecindad, escondiéndose de la justicia cuando el cuerpo de su amante es encontrado.

Soledad comienza a diseñar una colección que lanzará, dispuesta a convertirse en la mejor diseñadora de moda. Es apoyada en todo momento por Jose Luis, quien no deja de llenarla de cumplidos, regalos y amor, celebrando su futuro entregandose su amor.

Tania y Esteban descubren que se aman y comienzan una relación que pronto termina en matrimonio pues ambos están deseosos de compartir sus vidas.

Olegario perdona finalmente a Malú yle pide que se casen. Ella acepta y pronto se sorprende al ver a la nueva Soledad, vestida elegantemente. La trata como una señora mas la sencilla Soledad le pide que se sigan viendo como igaules, pues nada las hará nunca diferentes. Entonces Malú le pide perdón por haberla ofendido por años y ambas se dan un abrazo. La pobre Soledad es invitada a la boda de su ahora amiga y Olegario, los cuales celebran en una colonia popular, con todos sus allegados.

Aurelia no tiene a nadie y se niega a gastarse su dinero por lo que intenta vivir de la caridad, siempre siendo rechazada por la gente. Un día en el que se ausenta de la vecindad, el inmueble es demolido y su atesorado colchón es echado a la basura, haciendo así felices a muchos pepenadores, mientras que ella sufre por su pérdida y busca a soledad para exigirle ayuda por los años que la cuidó. Isadora se niega rotundamente a que su hija ayude a esa mujer, a la que le asegura que ha comenzado a pagar por todas sus injusticias. Aurelia entonces pasa sus días pepenando y pidiendo limosna en las calles, jurando que se vengará de Soledad e Isadora, a las que maldice.

Lidia acepta volver con Carlos, quien la convence de aceptar a Soledad, a la que la mujer pide perdón incluso en nombre de su hijo, con el cual la muchacha ha decidido casarse después de que nazca su hijo. Lo hacen en un hermoso recinto en el que la criatura también es bautizada.

Tiempo después en un magestuoso desfile de modas Soledad presenta su primera colección de ropa teniendo un enorme éxito y recibiendo propuestas de compra venta en el extranjero. Recuerda a todos que alguna vez fue la pobre Soledad de la qe todos se burlaron y rieron y agradece a la virgen el haber puesto fin a tanto sufrimiento. Toma a su hijo y besa a Jose Luis delante de toda la audiencia.






Fin